Saltar al contenido
Para nuestros mayores

Aparato para poner calcetines

Mi madre (86 años) el pasado mes resbaló en el baño. No se rompió nada, pero se hizo daño en el hombro y las costillas, nada grave para alguien joven, pero un verdadero problema para una persona mayor. De repente no puede ni agacharse para vestirse, no sin dolor, por lo menos.

Pero claro, ella quiere seguir vistiéndose sola, y viviendo según sus reglas. ¿Te suena?

La enfermera que vive en el mismo portal nos habló de aparatos para poner medias y calcetines. La miramos poco convencidos, pero a mi madre le gustó la idea, así que nos hemos informado y hemos comprado el calzador para calcetines. Total, no es muy caro, y si funciona, ¿por qué no?

Romote Easy On/Easy Off – Kit deslizante Helper Sock Para Todo y quitar los...
  • Sock slider: es la manera rápida y fácil de poner sus calcetines y de se sientan bien
  • Fácil de usar: coloque su calcetín en la cuna, baje la cuna sobre el suelo y deslice su pie en
  • Portabilidad: fácil de envolver y compacto para el almacenamiento y fácil de llevar. Asa que funciona como un calzador

¡Y funciona, ya te digo que sí! Se necesita solo un poquito de maña, pero después de 3 intentos mi madre ya se manejaba sola sin problema. Es más, dice que cuando se ponga bien, seguirá usando el aparatito, porque con la edad, incluso sin resbalones inesperados, ya no se puede agachar con tanta facilidad.

¿Cómo funciona el calzador de calcetines?

Su funcionamiento no puede ser más simple. De lo que se trata es de que el enfermo evite tener que agacharse. ¿Y cómo se hace? Usando el aparato para “alargar las manos”.

  • El aparato es pequeño, así que se levanta fácilmente del suelo, y coloca, por ejemplo, en las rodillas o en el asiento.
  • Luego el enfermo coloca la media o el calcetín en el aparato.
  • Vuelve a poner el calzador en el suelo.
  • Pone el pie dentro.
  • Tirando de las cuerdas en la parte alta del aparato, “alargando la mano”, calza la media o el calcetín sin ningún esfuerzo, y lo más importante – sin tener que agacharse.

Y ya está. Mira todos estos modelos, nosotros nos hemos decantado por el de arriba, “el más vendido”, porque si la gente lo compra, por algo será, pero también hay otros modelos, igual de interesantes. Tal vez para el suegro compraremos otro modelo, ya nos dice que a ver si hacen competiciones en la residencia, quien se viste más rápido.

Ayuda para poner calcetines

No es gran cosa ni alta tecnología, pero si ayuda mejorar la movilidad de personas mayores, por qué no probarlo. Claro, nadie lo usa si no le hace falta, pero a partir de cierta edad, si el abuelo o abuela quieren seguir valiéndose por si mismo, este tipo de ayuda para poner calcetines, y para vestirse en general, siempre es bienvenido.

Hay modelos metálicos, o otros, más flexibles, de tela o plástico. Tienen una banda de tela, cuerda o cordón de la que se tira para que el calcetín se deslice en el pie, y luego otra parte, de plástico o metal, en la cual se coloca previamente la prenda. Por ser simple, es muy eficaz proporcionando la ayuda cuando más haga falta.

Merece la pena practicar un poco, unos minutos, para coger el truco, que lo que el anciano gana en la calidad de vida, estima y autonomía personal es impagable.